El estrés y la pérdida de peso

Normalmente las personas asocian el estrés con el aumento de peso, debido a que la persona siente una mayor necesidad de comer, tiende a tener mayor cantidad de antojos. Esto es consecuencia del incremento de los niveles de cortisol u hormona del estrés, por lo cual la persona tiende a tener menos auto control sobre lo que ingiere. Pero hay otro grupo de personas que el estrés causa perdida de peso.

Según recientes investigaciones el estrés puede producir pérdida de peso. Éstas afirman que el estrés activa la grasa marrón o grasa buena del cuerpo. Este tipo de grasa, es capaz de aumentar la temperatura corporal mediante la quema de calorías (mediante el proceso de termogénesis), por lo cual se mejora la sensibilidad de la insulina y mejora los niveles de azúcar en la sangre.

Las pruebas que se realizaron para sustentar la hipótesis “el estrés ocasiona pérdida de peso”, se seleccionaron a un grupo de personas y se les pidió resolver una serie de ejercicios matemáticos complejos, luego se les presento un video de relajación.  Durante este proceso, se les tomo una muestra de saliva (para medir los niveles de cortisol) y una termografía infrarroja (para visualizar las zonas donde aumenta el calor de las zonas con grasa marrón).

Cuando el grupo de participantes ejecutaban las pruebas de matemáticas (situación estresante para la mayoría de las personas), hubo un aumento en los niveles de cortisol y un incremento de la temperatura en las zonas de grasa marrón, por lo que confirma que las personas pueden tener una pérdida de peso involuntaria por estrés.  Aunque hay autores que señalan que las mayoría de las personas adultas solo poseen entre cincuenta y cien gramos de grasa marrón, pero, también señalan que en muchos casos, las personas que poseen un bajo Índice de Masa Corporal tienden a poseer una mayor cantidad de grasa marrón.

Cuando se realizan los análisis térmicos en una persona, las zonas que poseen grasa marrón incrementan su temperatura hasta 300 veces sobre la temperatura de cualquier otro tejido. Razón por la cual, se estima que este tipo de grasa es un factor potencial para metabolizar rápidamente la glucosa y los lípidos. Por lo que, el incremento del cortisol como consecuencia del estrés genera una pérdida de peso en el individuo, gracias al estímulo de las zonas de grasa marrón.

Hay que tener presente que se habla de niveles de estrés leve a moderado. Porque cuando se sufre de estrés crónico la salud se ve afectada de forma perjudicial e incrementa las posibilidades de morir antes de tiempo, como consecuencia de alguna condición derivada del estrés crónico.  Aunque hay estudiosos que afirman que el estrés aumenta la esperanza de vida, pero es una de esas situaciones que es mejor no averiguar por cuenta propia. Lo cierto es que existe una relación entre el estrés y la pérdida de peso, que según como se maneje puede ser beneficiosa o no para la persona.

La pérdida de peso y masa muscular

Cuando se intenta resolver la interrogante ¿a qué se debe la pérdida de peso y masa muscular? Son muchas las razones que se tienen como respuesta, por lo cual es importante que la persona que experimente un cambio brusco en el peso y/o masa muscular acuda de inmediato al médico. Se pueden establecer las causas de la pérdida de peso y masa muscular más comunes que puede experimentar una persona, por ejemplo cambios abruptos en la dieta y en la práctica de actividad física, como consecuencia de alguna enfermedad o la edad (en especial en las personas de la tercera edad).
Cuando se tiene un régimen alimentario poco saludable o se realiza una dieta extrema se puede llegar a bajar de peso y masa muscular, el cuerpo al no tener más energía (calorías) que quemar, comienza a buscar otras formas de alimentarse, por lo que es capaz de quemar músculos como combustible y los almacenamientos de grasa, que emplea en caso de emergencias; este procedimiento se llama catabolismo muscular. Razón por la cual se habla de una alimentación balanceada y la práctica diaria de ejercicios para bajar de peso de forma saludable sin perder la masa muscular.
Algunas enfermedades y lesiones en los nervios pueden traer como consecuencia la pérdida de peso por pérdida de masa muscular involuntaria. Este tipo de pérdida de masa muscular ocurre de forma acelerada y no manera progresiva como ocurre con la edad. Entre las enfermedades que producen una pérdida de masa muscular acelerada están la diabetes, la enfermedad de Lou Gehrig, la distrofia muscular, el VIH, los trastornos de la tiroides, entre otras. Entre las lesiones se encuentran lesiones den las células nerviosas y los derrames cerebrales.
Al ir envejeciendo es normal que al bajar de peso se pierde masa muscular. A partir de los treinta las personas comienzan a disminuir su masa muscular. Cuando no se tiene un entrenamiento físico adecuado, las personas pueden perder hasta un diez por ciento de masa muscular cada década que transcurre.
En algunos casos es difícil detectar cuando una persona comienza a bajar de peso y masa muscular, debido a que muchos adultos mayores tienden a aumentar la grasa muscular aunque estén perdiendo masa muscular. Muchos adultos no modifican su forma de alimentación y se mueven menos, por lo que comienzan acumular grasa en el cuerpo pero su masa muscular comienza a disminuir y en muchos casos se atrofia.
Es importante que las personas cuiden su alimentación para evitar una pérdida de peso y masa muscular involuntaria, con el transcurrir de los años las necesidades del organismo van cambiando, pero el cuerpo necesita de una buena alimentación para conservar sus energías y su estado saludable. De igual forma, necesita mantenerse en movimiento para evitar cualquier tipo de atrofia y conservar la masa muscular en el mejor estado posible. La alimentación balanceada y la actividad física constante son las mejores aliadas para evitar bajar de peso y masa muscular involuntaria.

¿Qué hacer para perder peso?

Hoy en día es más sencillo acelerar el metabolismo para bajar de peso, para ello solo es necesario realizar ciertos cambios en la rutina diaria, desde la actividad física hasta los alimentos que se consumen.

 

 

A la hora de la alimentación es necesario dejar a un lado los alimentos que no aportan ningún tipo de nutriente y consumir alimentos con un alto grado de vitaminas, minerales, proteínas, entre otros; se recomienda aumentar la ingesta de alimentos que aceleran el metabolismo para perder peso, ya que ellos son una forma natural y eficaz de obtener una mejor pérdida de peso.

Sí eres de las personas que se preguntan ¿Cómo puedo acelerar el metabolismo para bajar de peso? A continuación hay una serie de tips que permiten al cuerpo obtener los nutrientes necesarios,  un metabolismo más rápido y eficiente, y una pérdida de peso más saludable.

Una de las actividades que acelera el metabolismo para bajar de peso es consumir grandes cantidades de agua, algunos nutricionistas recomiendan ocho vasos de agua, otros opinan que ha de ser un poco menos, pero la realidad es que hay que consumir más agua. Otra manera de acelerar el metabolismo para perder peso es comiendo varias veces al día, es decir, distribuir las calorías en pequeñas porciones de comida; de esta manera el cuerpo se mantiene activo y el metabolismo en constante funcionamiento.

Estar consciente de lo que se come, es otra forma de  acelerar el metabolismo para perder peso más rápido. Alimentos como el atún, el pomelo o la toronja ayudan al organismo a mantener activo el metabolismo; por lo cual es recomendable incluirloio en la dieta diaria. Para desarrollar una dieta para acelerar el metabolismo y bajar de peso es importantísimo aumentar el consumo de proteínas en especial las provenientes del pescado; comer más huevos, ya que ellos  contienen proteínas y grasas beneficiosas que ayudan al metabolismo a acelerarse; las frutas también son aliadas en la pérdida de peso, ellas aportan una gran cantidad de fibra natural y agua, además de ser una fuente de vitaminas y minerales.

Otros elementos que debe contener una dieta para acelerar el metabolismo para bajar de peso son el té  verde, éste acelera el metabolismo mediante el proceso de termogénesis; el aceite de coco aparte de ser una grasa fácil de digerir, es un gran estimulante del metabolismo por lo que es capaz de quemar tres veces más calorías que otros aceites convencionales; el café también estimula el metabolismo, aumenta la energía, la concentración y la actividad física; el picante no solo tiene propiedades antioxidantes y anticancerígenas, sino que es un potente estimulante y acelerador del metabolismo.

Se sabe que acelerar el metabolismo sirve para bajar de peso, pero es necesario que la persona realice algún tipo de actividad física por al menos treinta minutos (diarios). Puede ser ejercicios de cardio o para aumentar la masa muscular (al desarrollar el músculo se acelera el metabolismo para quemar más grasas y calorías).

Rutina diaria para perder peso progresivamente

Cuando se inicia una dieta para bajar de peso, se complica un poco el salir a comer. Lo ideal es optar por opciones más saludables, se preguntar si pueden cambiar la cocción de una proteína por ejemplo de una frita a una versión asada o a la plancha. Se pueden consumir las ensaladas (se piden sin aderezos y se condimenta en la mesa), algunas cremas y sopas, solo es cuestión de buscar un plato saludable y que satisfaga el gusto de los comensales.

Para que la pérdida de peso sea efectiva, es necesario que la persona evite picar entre las comidas. Es muy importante eliminar el consumo de los snacks de paquetes, ellos contienen muchas calorías y sustancias poco beneficiosas para el organismo, además tienden a crear cierta adicción hacia ellos. Si se tiene mucha hambre entre una comida y otra se puede optar por una fruta o consumir una pequeña porción de frutos secos o una barra de cereal.

Si se quiere un régimen para perder peso saludable es importantísimo que la persona cumpla con todas sus comidas, en especial con el desayuno. Lo ideal es consumir una gran cantidad de proteínas y cereales, con lo cual se obtendrá toda la energía necesaria para iniciar el día y mantenerse activo durante las siguientes horas, de tal manera que se puedan ejecutar todas y cada  una de las actividades pautadas.

Una dupla que no falla para bajar de peso es una dieta balanceada y el ejercicio diario. Así como es importante cuidar lo que se come, también lo es realizar cualquier tipo de actividad física. No se habla de inscribirse en un gimnasio sino de ser más activo, por ejemplo caminar más, bajar y subir las escaleras en vez de tomar el ascensor, hacer más actividades que necesiten de mucho movimiento para aumentar el ritmo cardíaco y estimular el metabolismo, logrando así bajar de peso de forma efectiva.

Para bajar de peso de forma saludable es necesario dejar atrás los vicios y tentaciones, como lo son el cigarrillo, el alcohol, los postres o las golosinas. El cigarrillo y el alcohol tienen efectos negativos para el organismo, como lo son las enfermedades y las infecciones. En el caso de las golosinas y postres solo incrementan el azúcar y las calorías dificultando la pérdida de peso.

Una buena forma bajar de peso de manera saludable es hacer reuniones sanas con los amigos, es decir, reunirse para hacer alguna actividad física, dar una caminata al aire libre, tomar clases de baile, hacer una excursión a pie a cualquier sitio de su interés, de esa manera todos se verán beneficiados de la actividad física además de compartir y crear gratos recuerdos.

Es muy importante mantener en todo momento una dieta saludable para perder peso, hay que ampliar los gustos alimenticios, incorporar nuevas verduras, frutas, hortalizas, legumbres a las comidas tradicionales, es una buena manera de hacer la transición entre la forma cotidiana de comer y la nueva dieta a desarrollar.

Pérdida de peso involuntaria

Uno de los procesos que suele causar confusión es el aumento de la masa muscular y la pérdida de peso. Para algunas personas la idea es un poco abstracta, por lo cual es necesario tener un mayor conocimiento sobre este proceso. Cuando una persona logra el aumento del músculo, éste ayuda a la reducción de la grasa corporal de diferentes formas (directa o indirectamente).

Para lograr un aumento de masa muscular efectivo, es necesario comprender como se comporta la grasa corporal. La grasa corporal es muy necesaria (en porciones pequeñas), debido a que ella es la encargada de amortiguar los distintos órganos internos que posee el cuerpo; además sirve para la absorción y asimilación de las vitaminas y minerales, también almacena la energía para que el cuerpo disponga de ella más adelante.

 

Cuando una persona posee un Índice de Masa Corporal entre 25 y 29, se considera que tiene sobre peso; si es superior a 30 se considera obeso. El exceso de grasa no solo da un aspecto más suave y sin definición sino que oculta el músculo y hace que el cuerpo se vea más grande de lo que es realmente. Hay que recordar que la grasa no quema calorías sino que las acumula para convertirlas en energías. Pero es necesario que la persona logre aumentar la masa muscular para perder peso de forma saludable y efectiva, disminuyendo así los depósitos de grasa corporal innecesarios.

Al aumentar los músculos se logra que el cuerpo tenga una mayor fuerza, una mejor forma y definición. Ellos tienen la cualidad de ser metabólicos, es decir, metabolizan las calorías por lo que son capaces de eliminar hasta cincuenta de ellas por días. Por lo que al aumentar los músculos se pierde de peso, mientras mayor cantidad de músculos tenga un cuerpo, mayor será el total de calorías quemadas durante el día. Los entrenamientos físicos de resistencia ayudan a la persona con el aumento de la masa muscular y la pérdida de peso, debido a que el individuo disminuye sus niveles de grasa y aumenta el tamaño de los músculos existentes.

Cuando una persona se decide a perder peso no quiere disminuir sus músculos. Para ello es necesario realizar un aumento de masa muscular y pérdida de peso saludable y efectiva, mediante la disminución de unas trescientas calorías diarias, realizar una rutina de entrenamiento de fuerza y resistencia al menos 3 veces a la semana, y realizar ejercicios cardiovasculares por al menos treinta minutos diarios. Con estos sencillos pasos se logrará buenos resultados, pero lo más importante es que la persona consulte a un especialista y realice el régimen alimenticio que mejor se adapte a sus necesidades.

Un factor determinante entre el aumento de músculos y la pérdida de peso es la genética.  Las personas no tienen la misma predisposición genética de aumentar la masa muscular o de perder peso. Por lo que hay personas que deben trabajar con más fuerza para cumplir sus objetivos.

Alimentos que no deben de faltar en una dieta saludable y perder peso rápidamente

 

 

  • Cuando una persona desea comenzar una dieta para bajar de peso es importante conocer que alimentos consumir para perder peso, hay unos que aceleran el proceso de pérdida de peso y otros lo dificultan. Por lo que es necesario incrementar el consumo de los primeros y disminuir o eliminar el consumo de los segundos. A continuación se mostrarán que alimentos sirven para tener una alimentación para perder peso de forma saludable.

Uno de esos alimentos que sirven para perder peso es el aguacate o palta, contiene una gran cantidad de grasas saludables para el organismo, además del alto contenido de agua, fibra natural y potasio. Cuando una persona consume dentro de sus comidas diarias el aguacate o palta tienden a sentirse más saciadas y el deseo de comer disminuye.

Muchas personas optan por mantener una dieta para bajar de peso a base de frutas y verduras, por lo que es necesario la incorporación de las verduras crucíferas como el repollo, el brócoli, las coles de Bruselas y la coliflor; las verduras de hojas verdes como las espinacas, las acelgas, la arrúgala, entre otros; las verduras tubérculos como las patatas, el nabo, la patata dulce o batata, entre otros; otras verduras y las frutas en general ayudan al organismo a obtener las diferentes vitaminas y minerales necesarias para el correcto desarrollo de las funciones, además poseen altos niveles de fibra natural y de proteínas de origen vegetal. Todas ellas aumentan la sensación de saciedad y le proporcionan al organismo todos los nutrientes necesarios para lograr una pérdida de peso saludable.

Otros de los alimentos para perder peso rápidamente son los huevos, las carnes magras y los pescados. Todos ellos son fuentes inagotables de proteínas, contienen grasas saludables (como en el caso del pescado que contiene omega 3 y omega 6), producen una mayor sensación de saciedad y ayudan a aumentar la masa muscular, con lo que se tendrá una mayor pérdida de peso corporal.

En toda dieta para bajar de peso no deben faltar las judías y legumbres, en especial los frijoles negros, los frijoles rojos y las lentejas. Ellas son ricas en proteínas y fibra natural, con lo que se obtiene una mayor sensación de saciedad, por lo que se reduce el apetito y la ingesta de alimentos (se tiende a disminuir la cantidad de alimentos que se consumen).

Otros de los alimentos a ingerir para perder peso son el yogur y el requesón, ellos ayudan a mejorar los niveles proteicos y aportan vitaminas y minerales que ayudan al desarrollo y buen funcionamiento del organismo. Además el yogur ayuda a conservar en óptimas condiciones la flora intestinal.

Los frutos secos y los cereales son de los alimentos a comer para perder peso rápido, ellos contienen grandes cantidades de proteínas de origen vegetal y fibra natural; todos ellos aumentan la sensación de saciedad en el organismo. Además los frutos secos ofrecen al organismo grasas saludables y beneficiosas.

 

Aumento de masa muscular y la pérdida de peso

Uno de los procesos que suele causar confusión es el aumento de la masa muscular y la pérdida de peso. Para algunas personas la idea es un poco abstracta, por lo cual es necesario tener un mayor conocimiento sobre este proceso. Cuando una persona logra el aumento del músculo, éste ayuda a la reducción de la grasa corporal de diferentes formas (directa o indirectamente).

Para lograr un aumento de masa muscular efectivo, es necesario comprender como se comporta la grasa corporal. La grasa corporal es muy necesaria (en porciones pequeñas), debido a que ella es la encargada de amortiguar los distintos órganos internos que posee el cuerpo; además sirve para la absorción y asimilación de las vitaminas y minerales, también almacena la energía para que el cuerpo disponga de ella más adelante.

Cuando una persona posee un Índice de Masa Corporal entre 25 y 29, se considera que tiene sobre peso; si es superior a 30 se considera obeso. El exceso de grasa no solo da un aspecto más suave y sin definición sino que oculta el músculo y hace que el cuerpo se vea más grande de lo que es realmente. Hay que recordar que la grasa no quema calorías sino que las acumula para convertirlas en energías. Pero es necesario que la persona logre aumentar la masa muscular para perder peso de forma saludable y efectiva, disminuyendo así los depósitos de grasa corporal innecesarios.

Al aumentar los músculos se logra que el cuerpo tenga una mayor fuerza, una mejor forma y definición. Ellos tienen la cualidad de ser metabólicos, es decir, metabolizan las calorías por lo que son capaces de eliminar hasta cincuenta de ellas por días. Por lo que al aumentar los músculos se pierde de peso, mientras mayor cantidad de músculos tenga un cuerpo, mayor será el total de calorías quemadas durante el día. Los entrenamientos físicos de resistencia ayudan a la persona con el aumento de la masa muscular y la pérdida de peso, debido a que el individuo disminuye sus niveles de grasa y aumenta el tamaño de los músculos existentes.

Cuando una persona se decide a perder peso no quiere disminuir sus músculos. Para ello es necesario realizar un aumento de masa muscular y pérdida de peso saludable y efectiva, mediante la disminución de unas trescientas calorías diarias, realizar una rutina de entrenamiento de fuerza y resistencia al menos 3 veces a la semana, y realizar ejercicios cardiovasculares por al menos treinta minutos diarios. Con estos sencillos pasos se logrará buenos resultados, pero lo más importante es que la persona consulte a un especialista y realice el régimen alimenticio que mejor se adapte a sus necesidades.

Un factor determinante entre el aumento de músculos y la pérdida de peso es la genética.  Las personas no tienen la misma predisposición genética de aumentar la masa muscular o de perder peso. Por lo que hay personas que deben trabajar con más fuerza para cumplir sus objetivos.